Simone DE BEAUVOIR

Genealogía Simone DE BEAUVOIR

Escritores

FrancésNacido/a Simone Lucie Ernestine Marie BERTRAND DE BEAUVOIR

escritora, intelectual, filósofa, existencialista, activista política, feminista y teórica social francesa

Nacido/a el 09 Enero 1908 en Paris, France , Francia

Fallecido/a el 14 Abril 1986 en Paris, France

Árbol genealógico

Señalar un error

Este formulario permite señalas un error o un complemento a la siguiente genealogía: Simone DE BEAUVOIR (1908)

Más informaciones

Simone Lucie Ernestine Marie Bertrand de Beauvoir (París, 9 de enero de 1908-ib., 14 de abril de 1986) fue una filósofa, profesora y escritora francesa.[1]​ Fue una activista feminista. Escribió novelas, ensayos, biografías y monografías sobre temas políticos, sociales y filosóficos. Su pensamiento se enmarca en la corriente filosófica del existencialismo[2]​ y su obra El segundo sexo [3]​ se considera fundamental en la historia del feminismo.[4]​ Fue pareja del también filósofo Jean-Paul Sartre.[5]​

...  
Juventud y estudios
Nació en el piso familiar, situado en el bulevar Raspail de París, en el marco de una familia burguesa con moral cristiana muy estricta. Era hija de Georges Bertrand de Beauvoir, que trabajó un tiempo como abogado y era un actor aficionado, y de Françoise Brasseur, una mujer profundamente religiosa. Ella y su hermana pequeña Hélène de Beauvoir, con quien mantuvo siempre una estrecha relación, fueron educadas en colegios católicos.[1]​ Fue escolarizada desde sus cinco años en el Cours Désir, donde solía enviarse a las hijas de familias burguesas. Su hermana menor Hélène de Beauvoir (conocida con el apodo de Poupette) la siguió dos años más tarde.
Desde su niñez, de Beauvoir destacó por sus habilidades intelectuales, que hicieron que acabase cada año primera de su clase. Compartía brillantez escolar con Elizabeth Lacoin (llamada Zaza en la autobiografía que escribe de Beauvoir), que se convirtió rápidamente en su mejor amiga.
Desde adolescente, por otro lado, se rebelaría contra la fe familiar declarándose atea y considerando que la religión era una manera de subyugar al ser humano.[1]​
Después de la Primera Guerra Mundial, su abuelo materno, Gustave Brasseur, entonces presidente del Banco de la Meuse presentó la quiebra, lo que precipitó a toda la familia en el deshonor y la vergüenza. Como consecuencia de esta ruina familiar, los padres de Simone se vieron obligados a abandonar la residencia señorial del bulevar Raspail y a trasladarse a un apartamento oscuro, situado en un quinto piso sin ascensor en la calle de Rennes. Georges de Beauvoir, que había planeado vivir con el dinero de su esposa y de su familia, vio sus planes defraudados. La culpa que sintió entonces Françoise no la abandonó nunca a lo largo de su vida y la dote desaparecida se convirtió en una vergüenza familiar.
La pequeña Simone sufrió la situación y vio cómo las relaciones entre sus padres se deterioraban poco a poco. Hecho importante en el nacimiento de las ideas políticas feministas de Simone, toda su infancia será marcada por el hecho de haber nacido mujer: su padre no le escondió el hecho de que hubiese deseado un hijo, con el sueño de que hubiese cursado estudios en la prestigiosa Escuela Politécnica de París. Muchas veces le comentó a Simone: «Tienes un cerebro de hombre».[6]​ Con su esposa compartía la convicción de que, dada la mediocre condición económica en la que se hallaba la familia, la única esperanza de mejora social para sus dos hijas eran los estudios.
Los de Beauvoir veranearon a menudo en Saint-Ybard, en la propiedad de Mayrignac situada en Correze. El parque, fundado alrededor de 1880 por su abuelo, Ernest Bertrand de Beauvoir, fue adquirido a principios de siglo XIX por el bisabuelo, Narcisse Bertrand de Beauvoir. De Beauvoir narró estos tiempos felices en sus Memorias de una joven formal. El contacto con la naturaleza y los largos paseos solitarios por el campo hicieron surgir en el espíritu de la joven Simone la ambición de un destino fuera de lo común.
Con solamente quince años ya estaba decidida sobre la forma de este destino: quería ser escritora. Tras haber aprobado el bachillerato en 1925, de Beauvoir empezó sus estudios superiores en el Instituto Católico de París, institución religiosa privada a la que solían asistir las muchachas de buena familia. Allí completó su formación matemática, mientras que ampliaba su formación literaria en el Instituto Sainte-Marie de Neuilly. Tras su primer año universitario en París, logró obtener certificados de matemáticas generales, literatura y latín. En 1926, se dedicó a estudiar filosofía y obtuvo en junio de 1927 su certificado de filosofía general. Tras estos reconocimientos acabó licenciándose en letras, con especialización en filosofía, en la primavera de 1928, tras haber aprobado también unas certificaciones de ética y de psicología. Sus estudios universitarios concluyeron en 1929 con la redacción de una tesina sobre Leibniz, culminación de sus estudios superiores.[1]​


La profesora
Tras haber sido profesora agregada de filosofía en 1929, de Beauvoir, o Castor, apodo que le dio su amigo René Maheu y que Sartre siguió usando, en un juego de palabras entre «Beauvoir» y beaver, en inglés,[7]​ se preparó para ser profesora titular. Su primer destino fue Marsella. Sartre obtuvo a su vez un puesto en Le Havre en marzo de 1931 y la perspectiva de separarse de él destrozó a de Beauvoir. Para que pudiesen ser nombrados en el mismo instituto, Sartre le propuso que se casasen a lo que ella se negó. En La fuerza de las Cosas, explicó el porqué:


De la misma forma, de Beauvoir decidió no tener hijos.[5]​ El año siguiente, logró acercarse a Sartre al ser trasladada a Ruan, donde conoció a Colette Audry, que ejercía también de profesora en el mismo liceo. Mantuvo relaciones amorosas con algunas de sus alumnas, entre ellas, Olga Kosakiewitcz y Bianca Bienenfeld: el pacto que la unió a Sartre le permitía conocer estos “amores contingentes”. También mantuvo una breve relación con un alumno de Sartre, apodado “el pequeño Bost,[8]​ futuro marido de Olga. Sartre también cortejó a la muchacha, sin conseguir conquistarla.
Este grupo de amigos, que se llamaban entre ellos «la pequeña familia», permaneció unido hasta la muerte de sus miembros, pese a las tensiones ligeras o a los conflictos más serios que atravesaron.
Poco antes de la Segunda Guerra Mundial, la pareja Sartre-de Beauvoir fue destinada a París. De 1936 a 1938, de Beauvoir enseñó en el liceo Molière, del que fue despedida tras haber entablado una relación amorosa con Bianca Bienenfeld, una de sus alumnas.[9]​
Las editoriales Gallimard y Grasset rechazaron su primera novela, Primaldad de lo espiritual, escrita entre 1935 y 1937, que se publicó tardíamente en 1979 con el título Cuando predomina lo espiritual. La Invitada se publicó en 1943; en esta novela, la escritora describía, mediante personajes ficticios, la relación entre Sartre, Olga y ella misma, a la vez que elaboraba una reflexión filosófica sobre la lucha entre las consciencias y las posibilidades de la reciprocidad. Fue un éxito editorial inmediato que la llevó a ser suspendida en junio de 1943 de la Educación Nacional, tras la presentación de una denuncia por incitación a la perversión de personas menores en diciembre de 1941 por la madre de Nathalie Sorokine, una de sus alumnas. Se la reintegró como profesora tras la Liberación de París; durante la Ocupación trabajó para la radio colaboracionista francesa («Radio Vichy»), donde organizó programas dedicados a la música. La emisora («Radio Vichy») pertenecía al régimen del mariscal Petain, y Beauvoire aceptó firmar un formulario que aseguraba que ella no era ni judía ni masona.[10]​


La escritora comprometida

Con Sartre, Raymond Aron, Michel Leiris, Maurice Merleau-Ponty, Boris Vian y otros intelectuales franceses de izquierda, fue la fundadora de una revista, Les Temps Modernes, que pretendía difundir la corriente existencialista a través de la literatura contemporánea. De forma paralela, continuó sus producciones personales: tras la publicación de varios ensayos y novelas donde hablaba de su compromiso con el comunismo, el ateísmo y el existencialismo. Consiguió independizarse económicamente y se dedicó plenamente a ser escritora. Viajó por numerosos países (EE. UU., China, Rusia, Cuba...) donde conoció a otras personalidades comunistas como Fidel Castro, Che Guevara, Mao Zedong o Richard Wright. En los Estados Unidos, entabló una relación pasional con el escritor americano Nelson Algren con quien mantuvo una intensa relación epistolar, llegando a intercambiar unas trescientas cartas.
Su consagración literaria tuvo lugar el año 1949: la publicación de El segundo sexo, del que se vendieron más de veintidós mil ejemplares en la primera semana, causó escándalo y fue objeto de animados debates literarios y filosóficos. La Santa Sede, por ejemplo, se mostró contraria al ensayo. François Mauriac, que siempre tuvo animosidad hacia la pareja, publicó en Les Temps Modernes un editorial que creó polémica al afirmar: «ahora, lo sé todo sobre la vagina de vuestra jefa». El segundo sexo se tradujo a varios idiomas: en los Estados Unidos se vendieron un millón de ejemplares y se convirtió en el marco teórico esencial para las reflexiones de las fundadoras del movimiento de liberación la mujer. De Beauvoir se convirtió en precursora del movimiento feminista al describir a una sociedad en la que se relega a la mujer a una situación de inferioridad. Su análisis de la condición femenina, en ruptura con las creencias existencialistas, se apoya en los mitos, las civilizaciones, las religiones, la anatomía y las tradiciones. Este análisis desató un escándalo, en particular el capítulo dedicado a la maternidad y al aborto, entonces equiparado al homicidio. Describía el matrimonio como una institución burguesa repugnante, similar a la prostitución en la que la mujer depende económicamente de su marido y no tiene posibilidad de independizarse.
Los mandarines, publicado el 1954, marcó el reconocimiento de su talento literario por la comunidad intelectual: se le otorgó por esta novela el prestigioso Premio Goncourt. De Beauvoir era por entonces una de las escritoras con más lectores a nivel mundial. En esta novela, que trata de la posguerra, expuso su relación con Nelson Algren aunque siempre a través de personajes ficticios. Algren, celoso, ya no aguantaba más la relación que unía a de Beauvoir y Sartre: la ruptura entre ella y Algren demostró la fuerza del lazo que unía a los dos filósofos y la de su pacto. Posteriormente, de julio de 1952 a 1959, de Beauvoir vivió con Claude Lanzmann.
A partir de 1958, emprendió la escritura de su autobiografía, en la que describe el mundo burgués en el que creció, sus prejuicios, sus tradiciones degradantes y los esfuerzos que llevó a cabo para deshacerse de ellos pese a su condición de mujer. También relata su relación con Sartre, que calificó de éxito total. Pese a todo y a la fuerza del lazo pasional que aún los unía, ya no eran una pareja en el sentido sexual, aunque de Beauvoir se lo hiciese creer a sus lectores.
En 1964 publicó Una muerte muy dulce, que relata la muerte de su madre: Sartre consideró siempre que este fue el mejor escrito de de Beauvoir. La eutanasia o el luto forman el núcleo de este relato cargado de emoción. A lo largo de su luto, a la escritora le acompaña una muchacha que conoció entonces: Sylvie Le Bon, estudiante de Filosofía. La relación que unió a las dos mujeres era ambigua: madre-hija, de amistad o de amor. En su cuarto escrito autobiográfico, Final de cuentas, de Beauvoir declaraba que compartió con Sylvie el mismo tipo de relación que la unió, cincuenta años antes, a su mejor amiga Zaza. Sylvie Le Bon fue adoptada oficialmente como hija por la escritora quien la nombró heredera de su obra literaria y de sus bienes.


Muerte de Sartre y últimos años
Tras la muerte de Sartre en 1980 publicó en 1981 La ceremonia del adiós donde relató los diez últimos años de vida de su compañero sentimental, aunque los detalles médicos e íntimos de la vida del filósofo fueron mal recibidos por muchos de sus seguidores. Este texto se completó con la publicación de sus conversaciones con Sartre grabadas en Roma entre agosto y septiembre de 1974. En estos diálogos Sartre reflexionaba sobre su vida y expresaba algunas dudas sobre su producción intelectual. Al publicar estas conversaciones íntimas, de Beauvoir pretendió demostrar cómo su difunta pareja había sido manipulada por el filósofo y escritor francés Benny Lévy. Lévy hizo que Sartre reconociera una cierta «inclinación religiosa» en el existencialismo pese a que Sartre y los demás existencialistas hubiesen proclamado siempre que el ateísmo era uno de sus pilares. Para de Beauvoir, Sartre ya no disponía de la plenitud de sus capacidades intelectuales cuando había sostenido este debate con Lévy y no estaba en situación de enfrentarse a este filosóficamente. En estos textos que desvelan la vida de Sartre también dejó ver lo mala que fue su relación con la hija adoptiva de Sartre, Arlette Elkaïm-Sartre. Concluye La Ceremonia del adiós con la frase siguiente: «Su muerte nos separa. Mi muerte no nos reunirá. Así es; ya es demasiado bello que nuestras vidas hayan podido juntarse durante tanto tiempo».
De 1955 a 1986, residió en el número 11 bis de la calle Victor-Schœlcher de París, donde murió acompañada de su hija adoptiva y de Claude Lanzmann. Se la enterró en el cementerio de Montparnasse de la capital francesa, en la división 20, al lado de Sartre. Simone de Beauvoir fue enterrada llevando en su mano el anillo de plata que le regaló su amante Nelson Algren al despertar de su primera noche de amor.


Relaciones personales
A lo largo de su período universitario en París Simone de Beauvoir conoció a otros jóvenes intelectuales, entre ellos Jean-Paul Sartre que calificó con admiración de genio. Una relación mítica nació entre los dos filósofos, que solo acabó con la muerte de Sartre. Simone será su «amor necesario», en oposición a los «amores contingentes» que los dos conocerán de forma paralela: un pacto de polifidelidad, que renovaban cada dos años, se estableció entre ellos a partir de 1929, más o menos un año tras su encuentro. Ambos cumplieron este pacto filosófico: él tuvo muchos amores contingentes, ella no tantos.
El clímax de la carrera universitaria de la pareja sucedió en 1929, cuando Sartre y de Beauvoir se presentaron al concurso de la agregación de filosofía, que ganó él mientras ella quedaba en segundo puesto.
Pese a este éxito, la muerte repentina de su amiga Zaza el mismo año causó un gran sufrimiento a la filósofa. De Beauvoir, criada por una madre religiosa, perdió su fe cristiana con catorce años, tal como relató en sus Memorias de una joven formal:[11]​ años antes de sus estudios filosóficos, la joven se había emancipado de su familia y de sus valores burgueses.
El encuentro con Sartre supone para de Beauvoir el comienzo de una vida de permanente diálogo intelectual con un interlocutor privilegiado de un nivel que ella definía como mayor al suyo, al menos al inicio de la relación. Sartre y de Beauvoir no se separaron desde que se conocieron, ni durante la separación de ésta de su familia. Su relación perduró hasta la muerte de Sartre. Sin embargo, nunca se casaron ni vivieron bajo el mismo techo. Mantuvieron una relación abierta, sintiéndose felices con el lazo que habían creado entre ellos. Este esquema relacional novedoso se cimentaba en el rechazo profundo y visceral del modo de vida burgués.
Simone se creía única, pero ante Sartre tuvo que reconocer: «Era la primera vez en mi vida que yo me sentía intelectualmente dominada por alguno». Decidieron unir sus vidas, pero en un amor libre porque ni de Beauvoir ni Sartre aceptaban el matrimonio:



De todos modos ella lo amó y lo aceptó tal como era. Sartre propuso la fórmula de su relación: «Entre nosotros se trata de un amor necesario, pero conviene que también conozcamos amores contingentes».[13]​ En La Habana, Cuba, cuando visitan a Fidel Castro y se reúnen con Che Guevara, este último les manifiesta a ambos que su amor es un amor revolucionario.[14]​


Obra literaria

Durante la Segunda Guerra Mundial y la ocupación alemana de París, vivió en la ciudad tomada escribiendo su primera novela, La invitada (1943), donde exploró los dilemas existencialistas de la libertad, la acción y la responsabilidad individual, temas que abordó igualmente en novelas posteriores como La sangre de los otros (1944) y Los mandarines (1954), novela por la que recibió el Premio Goncourt.[1]​
En 1945 junto a Jean Paul Sartre y otros eruditos del momento fundaron la revista Tiempos Modernos.
Las tesis existencialistas, según las cuales cada uno es responsable de sí mismo, se introducen también en una serie de obras autobiográficas, cuatro en total, entre las que destacan Memorias de una joven de buena familia (también conocida como Memorias de una joven formal) (1958) y Final de cuentas (1972). Sus obras ofrecen una visión sumamente reveladora de su vida y su tiempo.
Entre sus ensayos destaca El segundo sexo (1949), un análisis sobre el papel de las mujeres en la sociedad y la construcción del rol y la figura de la mujer; La vejez (1970), centrada en la situación de la ancianidad en el imaginario occidental y en donde criticó su marginación y ocultamiento, y La ceremonia del adiós (1981), polémica obra que evoca la figura de su compañero de vida, Jean Paul Sartre.
Además de sus aportes al feminismo, cabe destacar sus reflexiones sobre la creación literaria, sobre el desarrollo de la izquierda antes y después de la Segunda Guerra Mundial, sobre el dolor y la percepción del yo, sobre los linderos del psicoanálisis y sobre las premisas profundas del existencialismo.


Feminismo
Simone de Beauvoir definió el feminismo en 1963 como una manera de vivir individualmente y una manera de luchar colectivamente, explica la doctora en filosofía, Teresa López Pardina, una de las principales especialistas en la figura de la escritora y filósofa francesa.[15]​


El segundo sexo

De Beauvoir sostiene que "la mujer", tal como la definía la sociedad occidental de su tiempo, es una construcción cultural. Señala que a lo largo de la historia, la mujer ha sido definida en relación al varón como madre, esposa, hija o hermana; por lo cual, sostiene, la principal tarea de la mujer es reconquistar su propia identidad específica, desde sus propios criterios. Las características con las cuales se identifica en las mujeres no les vienen dadas de su genética, sino por cómo han sido educadas y socializadas. Como resumen de este pensamiento escribió una de sus frases más célebres: "No se nace mujer, se llega a serlo".


Recepción del libro
En 1949 cuando publicó El segundo sexo era una voz singular en la sociedad occidental en la que tras el movimiento sufragista y la obtención del derecho al voto femenino se había vuelto a recluir a las mujeres en el hogar. El libro, que en su momento fue un escándalo, pasó a ser considerado (según la filósofa feminista Alicia Puleo) un texto "clásico" pues permite hacer balance del recorrido hacia la igualdad de los sexos. La misma autora señala que las teóricas de las distintas y contrapuestas corrientes del feminismo (liberal, radical y socialista) reconocen ser "hijas de Beauvoir".[16]​


Referencia en las políticas de igualdad y los estudios feministas
El ser humano, considera De Beauvoir, no es una "esencia" fija sino una "existencia": "proyecto", "trascendencia", "autonomía", "libertad" que no puede escamotearse a un individuo por el hecho de pertenecer al "segundo sexo". La idea fundamental de El segundo sexo —destaca Puleo— es hoy asumida por millones de personas que no han leído esta obra ni han oído hablar de ella y sus principios han sido incorporados a las políticas de igualdad europeas y han dado lugar a los estudios feministas y de género de centros universitarios de vanguardia.[16]​
De Beauvoir expresó en los términos de la filosofía existencialista todo un ciclo de reivindicaciones de igualdad de las mujeres que comienza con la Ilustración y lleva a la obtención del voto y al acceso a la enseñanza superior en primer tercio del siglo XX destaca la filósofa Celia Amorós.[17]​


Lucha por el derecho al aborto
De Beauvoir tuvo también un papel determinante en la legalización del aborto en Francia. Con Halimi fundó el movimiento Choisir y fue una de las redactoras del Manifiesto de las 343 -firmado por mujeres de la política, la cultura y distintas áreas de la sociedad francesa como la escritora Marguerite Duras, la abogada Gisèle Halimi o las cineastas Françoise Sagan, Jeanne Moreau y Agnes Vardà reconociendo haber abortado- publicado el 5 de abril de 1971 por la revista Le Nouvel Observateur.[18]​

Sobre el aborto señaló:"El aborto es parte integral de la evolución en la naturaleza y la historia humana. Esto no es un argumento ni a favor o en contra, sino un hecho innegable. No hay pueblo, ni época donde el aborto no fuera practicado legal o ilegalmente. El aborto está completamente ligado a la existencia humana…".[19]​La actividad de Simone de Beauvoir fue, junto con Gisèle Halimi y Elisabeth Badinter, la clave para lograr el reconocimiento de los maltratos sufridos por las mujeres durante la Guerra de Argelia.


La edad de consentimiento
En 1977, Simone de Beauvoir junto a otros intelectuales franceses —incluyendo nombres tan prominentes como Louis Aragon, Michel Foucault, Jean-Paul Sartre, Jacques Derrida, Louis Althusser, Roland Barthes, Gilles Deleuze, Félix Guattari, Michel Leiris, Alain Robbe-Grillet, Philippe Sollers, Jacques Rancière, Jean-François Lyotard, Francis Ponge y varios doctores y psicólogos— firmaron una petición al parlamento francés cuestionando varios artículos de la ley de edad de consentimiento y su coherencia con el caso en concreto. La carta fue escrita por el famoso escritor y pederasta Gabriel Matzneff[20]​ según su víctima Vanessa Springora. En esa carta abierta, pidieron la liberación de tres hombres (Bernard Dejager, Jean-Claude Gallien y Jean Burckardt), quienes llevaban tres años en prisión preventiva acusados de tener relaciones sexuales con menores de 15 años. El comunicado fue publicado por el periódico Le Monde el 26 de enero de 1977.[21]​[22]​ La petición argumentaba sobre la contradicción que presentaba la legislación francesa, por cuanto a los 13 años una menor ya recibía la píldora por parte del Estado e incluso desde esa misma edad se consideraba la responsabilidad penal adolescente, pero no consideraba igualmente capaces de discernimientos a estos menores cuando se trataba del consentimiento sexual.[23]​ Por años, esta carta se ha prestado para profuso debate intelectual —el propio Michael Foucault dio una entrevista sobre el tema—,[24]​ no solo en el campo jurídico sobre la legislación en materia de consentimiento sexual, sino también respecto de la sexualidad misma y la libertad de los cuerpos.


Premio Simone de Beauvoir
En 2008, con motivo del centenario del aniversario de su nacimiento, se creó en su honor el Premio Simone de Beauvoir por la Libertad de las Mujeres a iniciativa de Julia Kristeva financiado por la Universidad Diderot de París con un montante de 20 000 euros para destacar a las personas comprometidas por su obra artística y su acción a promover la libertad de las mujeres en el mundo.[25]​


Controversias
Existen registros claros de tres personas que han comentado respecto de los perjuicios que sufrieron por parte de Beauvoir al mantener relaciones con ella. Estas personas son;

Bianca Lamblin, quien escribió el libro A Disgraceful Affair: Simone de Beauvoir, Jean-Paul Sartre, and Bianca Lamblin.
Olga Kosakiewicz, quien indica que fue dañada psicológicamente.
Natalie Sorokin.


Obras


Novelas
La invitada (1943) (Sudamericana, 1961. Trad. Silvina Bullrich)
La sangre de los otros (1945) (Siglo Veinte, 1964. Trad. Hellen Ferro)
Todos los hombres son mortales (1946) (Edhasa, 1956. Trad. Silvina Bullrich)
Los mandarines (1954, ganadora del Premio Goncourt) (Sudamericana, 1962. Trad. Silvina Bullrich)
Las bellas imágenes (1966) (Edhasa, 1977. Trad. José Bianco)
La mujer rota (1967) (Sudamericana, 1968. Trad. Dolores Sierra y Néstor Sánchez)
Cuando predomina lo espiritual (1979) (Sudamericana, 1981. Trad. José Bianco)
Malentendido en Moscú (Navona, 2013. Trad. Joachim de Nys)
Las inseparables (Random House, 2020. Trad. María Teresa Gallego y Amaya García)


Ensayos
Para qué la acción (Pyrrhus et Cinéas) (1944) (Siglo Veinte, 1965. Trad. Juan José Sebreli)
Para una moral de la ambigüedad (1947) (Shapire, 1956. Trad. Francisco Solero / La Pléyade, 1972. Trad. Rubén Laporte)
El existencialismo y la sabiduría popular (1948) (Siglo Veinte, 1965. Trad. Juan José Sebreli / El existencialismo y la sabiduria de los pueblos, Edhasa, 2009. Trad. Horacio Pons)
El segundo sexo (1949) (Siglo Veinte (dos tomos) 1972. Trad. Pablo Palant / Cátedra, 2005. Trad. Alicia Martorell)
El pensamiento político de la derecha (1955) (Siglo Veinte, 1955. Trad. Osiris Troiani)
El marqués de Sade (1955) (Siglo Veinte, 1956. Trad. J. E. de la Sota / ¿Hay que quemar a Sade?, Visor, 2000. Trad. Francisco Sampedro)
Jean-Paul Sartre vs. Merleau-Ponty (Merleau-Ponty et le pseudo-sartrisme) (1955) (Siglo Veinte, 1969. Trad. Aníbal Leal)
La larga marcha. Ensayo sobre China (1957) (La Pléyade, 1970. Trad. Aníbal Leal)
La vejez (1970) (Sudamericana, 1970. Trad. Aurora Bernárdez)


Memorias, diarios y otros
Norteamerica al desnudo (1947) (Siglo Veinte, 1964. Trad. Juan José Sebreli / América día a día, Mondadori, 1999. Trad. Daniel Sarasola)
Memorias de una joven formal (1958) (Sudamericana, 1973. Trad. Silvina Bullrich)
La plenitud de la vida (1960) (Sudamericana, 1970. Trad. Silvina Bullrich)
Djamila Boupacha (1962) (Simone de Beauvoir, Gisèle Halimi y otros) (Seix Barral, 1963. Trad. Nuria Petit)
La fuerza de las cosas (1963) (Sudamericana, 1971. Trad. Ezequiel de Olaso)
Una muerte muy dulce (1964) (Sudamericana, 1975. Trad. María Elena Santillán / Edhasa, 1977. Trad. María Elena Martín)
Final de cuentas (1972) (Sudamericana, 1972. Trad. Ida Vitale)
Simone de Beauvoir por ella misma (1979) (Simone de Beauvoir, Josée Dayan, Malka Ribowska y otros) (Losada, 1980. Trad. Josefina Delgado)
La ceremonia del adiós (1981) (Sudamericana, 1982. Trad. José Carbajosa)
Diario de guerra. Septiembre de 1939 - enero de 1941 (Sudamericana, 1990. Trad. Núria Pujol)
Cahiers de jeunesse, 1926-1930 (2008)
Entrevistas (Ennegativo, 2019. Trad. Leandro Sánchez y Melissa Hincapié)
Escritos feministas (Ennegativo, 2019. Trad. Leandro Sánchez y Melissa Hincapié)
Escritos políticos y filosóficos (Ennegativo, 2019. Trad. Leandro Sánchez)
Fragmentos existencialistas y otros escritos (Ennegativo, 2019. Trad. Leandro Sánchez)
Conversaciones (Ennegativo, 2021. Trad. Leandro Sánchez)
Encuentros con Alice Schwarzer (Ennegativo, 2021. Trad. Leandro Sánchez)


Teatro
Las bocas inútiles (1945) (Ariadna, 1957. Trad. Floreal Mazia)


Correspondencia
Cartas a Sartre (Lumen, 1996. Trad. Núria Pujol)
Cartas a Nelson Algren (Lumen, 1999. Trad. Miguel Martínez-Lage)
Correspondance croisée avec Jacques-Laurent Bost (1937-1940). Edición, presentación y notas de Sylvie Le Bon de Beauvoir. Gallimard, 2004. (Inédito en español)


Filmografía
2006: Les Amants du Flore, telefilme de Ilan Duran Cohen, con Anna Mouglalis en el papel de Simone de Beauvoir.
2006: Sartre, años de pasión, telefilme de Claude Goretta en dos episodios, con Anne Alvaro en el papel de Simone de Beauvoir.
2007: Simone de Beauvoir - une femme actuelle, documental de Dominique Gros producido por la cadena Arte.
2013: La espuma de los días, película de Michel Gondry, con Marina Rozenman como «la duquesa de Bovouard».
2013: Violette, película de Martin Provost, con Sandrine Kiberlain en el papel Simone de Beauvoir.


Bibliografía
López Paradina, Teresa (1999). Simone de Beauvoir. Ediciones del Orto. p. 94. ISBN 9788479232160.
Sanabria, José Rubén. «Simone de Beauvoir. Rebelión y libertad.». ESTUDIOS filosofía, historia y letras. Archivado desde el original el 13 de mayo de 2014. Consultado el 29 de octubre de 2013.
Blanco, José Joaquín (2004). La soledad de los optimistas. Mazatlán: Ediciones cal y arena.
Aguilar, Madrid. (1977). Obras Completas Tomo II - Simone de Beauvoir. (M. Aguilar, Ed.) Madrid, España. ISBN 9788403040885Bair, Deirdre (1990). Simone de Beauvoir: a biography.. New York, Summit Books. ISBN 9780671606817.
Godayol, Pilar (2017) Tres escritoras censuradas: Simone de Beauvoir, Betty Friedan y Mary McCarthyl. Granada: Comare
Tenenbaum, Tamara (8 de marzo de 2018). «20 escritoras que tenemos que seguir leyendo». Infobae.com.


Véase también
El segundo sexo
Feminismo de la igualdad
Feminismo
Existencialismo ateo
Manifiesto de las 343
Existencialismo
Movimiento de liberación de las mujeres
Claude Lanzmann
Premio Simone de Beauvoir
Plaza Jean-Paul-Sartre-et-Simone-de-Beauvoir


Referencias


Enlaces externos
Wikimedia Commons alberga una categoría multimedia sobre Simone de Beauvoir.
Wikiquote alberga frases célebres de o sobre Simone de Beauvoir.Adiós a Simone de Beauvoir (1986). Informe semanal. Documental
Simone de Beauvoir, el poder de la palabra
Simone de Beauvoir, la figura de la mujer- Philippe Sollers (en francés)
Voz Simone de Beauvoir en Philosophica: Enciclopedia filosófica online
Simone de Beauvoir, el feminismo de la igualdad
Especial Simone de Beauvoir en Ciudad de Mujeres
La ceremonia del adiós. Reseña crítica En castellano.
Desde el tiempo en el que nos escribe Beauvoir, Carole Dely, artículo en la Revista internacional Sens Public



Biografía aportada por Wikipédia (ver el original) bajo licencia CC BY-SA 3.0


 

Orígenes geográficos

El siguiente mapa indica los lugares de origen de los antepasados del personaje.

Descargando... Al descargar la tarjeta se ha producido un error